Portada

Durante la segunda semana de abril se celebra en Milán la famosa Milano Design Week, que incluye tanto la feria internacional del Salone del Mobile en el recinto ferial, como el Fuorisalone, un colector de eventos, exposiciones de productos, actuaciones e instalaciones por toda la ciudad.

Los espacios urbanos de exposición pueden ser salas de exposición de las marcas o ubicaciones más alternativas, como zonas industriales en desuso, espacios al aire libre o antiguos palacetes o villas en el centro de la ciudad o a las afueras. Es la oportunidad perfecta para ponerse al día en materia de arquitectura, diseño de interiores y comunicación del sector moda y lujo.

Tendencias de Interiorismo

1. Piezas escultóricas, que no funcionales.

El diseño se irgue en el centro de la conversación, siendo la usabilidad del producto un aspecto secundario. Las piezas de mobiliario se convierten en piezas escultóricas, elaboradas con materiales nobles y una amplia gama cromática.

2. El burdeos es la estrella.

El tono protagonista por excelencia en Milano Design Week 24. El negroni sbagliato desbancó al Aperol Spritz, Gucci se adueñó del burdeos para reeditar cinco clásicos de la casa en colaboración con Tachinni Italy e incluso marcas emergentes se atrevieron con los rojos oscuros y profundos.

3. Mobiliario con formas envolventes.

Observamos sofás y chaise longes que pasan de tener formas geométricas en L o en línea, a romper con lo establecido y generar curvas o perspectivas combinadas. No sin olvidar las butacas o cabeceros de camas que se vuelven más transgresores y apuestan por formas orgánicas y acolchadas.

4. Vuelven los clásicos, pero reinterpretados.

Toda Milán respiraba una energía electrizante propia de los 70 fusionada con la elegante artesanía art déco. Este cóctel de épocas se refleja en tonos vibrantes como el burdeos y el petróleo, así como en materiales como la laca y el acero (a veces oxidado, otras veces satinado o cromado). Era la mezcla del glamuroso Halston neoyorquino con el modernismo vienés.

5. La artesanía: tema de conversación.

Las marcas de lujo como Hermes o Loewe apuestan por el trabajo artesanal y los materiales orgánicos para elaborar sus piezas de decoración y luminarias. El producto tiene valor, pero este se vuelve incalculable cuando el centro conversacional lo copa el artesano y su savour-faire.